Cuatro meses después de que la Asociación gallega de trasplantados de médula ósea (Asotrame) reclamara al Sergas el inmediato refuerzo de la plantilla del Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Santiago, los problemas persisten. A las dificultades derivadas de disponer de bajas sin cubrir, se suma la incomodidad de los pacientes por unas instalaciones, en muchos momentos, saturadas. Por ello, desde Asotrame se reitera la petición de soluciones urgentes, que frenen el deterioro del servicio del CHUS.

Una vez más, recogiendo las quejas de enfermos/as y del personal médico del propio hospital, la asociación urge a la gerencia del Área Sanitaria a adoptar medidas para que Hematología disponga de una vez de equipo médico al completo, así como de más capacidad. Estas dos cuestiones afectan negativamente a la atención prestada a un colectivo especialmente vulnerable como es el de las personas con cáncer de la sangre.

Así, en la actualidad sigue habiendo dos bajas por maternidad/paternidad sin cubrir- a pesar de su carácter previsible-. Y esta situación se mantendrá, según todos los indicios, hasta la incorporación de los titulares (en un plazo de dos meses). Con todo, auguran desde el propio centro, la llegada del verano volverá a mermar el cuadro médico.

Necesidad de más camas

Aunque los problemas no se acaban aquí. La falta de camas en Hematología obliga a realojar a los pacientes en habitaciones de otras plantas, que carecen de las mismas características. En este sentido, la apertura de la anunciada nueva planta, con 6 habitaciones extra, será claramente insuficiente. También se precisan más “habitaciones con filtro”, acondicionadas para hacer los trasplantes de médula.

Finalmente, la falta de personal y de espacios adecuados se extienden al Hospital de día, en el que reciben tratamiento ambulatorio pacientes oncohematológicos. En muchas ocasiones, ni siquiera tienen sitio para sentarse mientras esperan turno para realizar las pruebas.