Un diagnóstico de cáncer hematológico, como leucemia, linfoma o mieloma, puede llevar a considerar la elaboración de un testamento vital. Este documento permite establecer instrucciones anticipadas sobre el tratamiento médico que se desea recibir en situaciones donde no se pueda comunicar personalmente. Es una medida fundamental para garantizar el respeto a los propios deseos y preferencias durante la atención médica.

Desde Asotrame, Asociación Gallega de personas afectadas por trasplantes medulares y enfermedades oncohematológicas, ponemos a tu disposición información sobre el testamento vital de voluntades anticipadas gracias a la colaboración con Lexsas Abogadas

¿Qué es?

El testamento vital, también conocido como el documento de últimas voluntades, aparece definido en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, en su art. 11 como un documento donde se deja constancia por escrito de la forma en la que se quiere ser tratado en caso de enfermedad e incluso tras el fallecimiento (por ejemplo, la decisión de donar órganos o el cuerpo a la ciencia).

¿Quién lo puede solicitar?

Cualquier persona mayor de edad o mayor de 16 años emancipada (no sujeta a la patria potestad de sus progenitores). Además del requisito de la edad la persona que otorga las últimas voluntades debe estar en pleno uso de sus facultades mentales y otorgarlas libremente (sin ningún tipo de coacción) y por escrito.

¿Qué debe aparecer en el documento?

Como hemos dicho en el testamento vital se expresa la voluntad futura sobre los cuidados y los tratamientos de la salud y el destino del cuerpo y/o de los órganos por lo que las decisiones que se toman mediante estos documentos suelen versar sobre:

  • Los tratamientos médicos a los que una persona quiere ser sometida.
  • Los tratamientos experimentales.
  • La asistencia religiosa.
  • Decidir entre ser enterrado o incinerado.
  • La donación del cuerpo a la ciencia o la donación de órganos.
  • La designación de un representante ante el equipo médico, si fuese necesario.
  • Cualquier otra consideración que sea de interés, siempre que no sea contraria a las buenas prácticas o a las propias leyes.

¿Cómo se formaliza el documento?

El testamento vital puede realizarse de tres formas distintas:

  • En escritura pública (mediante Notario).
  • En documento privado ante 3 testigos. Estos testigos deben tener capacidad de obrar, no podrán ser ni el padre, ni el hijo, ni el tío o el sobrino del testador y no podrán tampoco tener relación patrimonial de ninguna forma con el testador.
  • Ante un funcionario perteneciente a la Administración, además de estar habilitado para el Registro Autonómico.

Una vez realizado debe registrarse, en el caso de Galicia, en el registro gallego de instrucciones previas en el siguiente enlace:

https://sede.xunta.gal/detalle-procedemento?langId=es_ES&codtram=SA210A&gateway=true

¿Qué documentación es necesario presentar?

Además de cumplimentar los Anexos I, II y III que podéis descargar en el enlace anterior, se necesitará:

  • DNI/NIE de la persona solicitante y/o de su DNI/NIE de la persona
  • Documento de instrucciones previas (el propio testamento de últimas voluntades).
  • Declaración responsable de los testigos si los hubiera.

¿Es posible renunciar a este documento una vez presentado y aprobado?

Sí, en cualquier momento la persona testadora podrá modificar, revocar o sustituir las últimas voluntades plasmadas en él.

Esta entrada de blog ha sido posible gracias al patrocinio de Johnson & Johnson. Su continuo apoyo y compromiso con nuestra misión ha sido fundamental para llevar a cabo nuestras actividades y seguir ofreciendo contenido de calidad.

Si necesitas más información o necesitas resolver alguna duda, no dudes en ponerte en contacto con Asotrame o en el teléfono 881954182.