Toxicidades y quimioterapia

A continuación, se presenta una exploración detallada de las toxicidades no hematológicas asociadas con tratamientos de quimioterapia en pacientes con cáncer hematológico.

Si padeces un cáncer hematológico: leucemia, mieloma, linfoma u otro tipo de cáncer hematológico la información que se presenta a continuación puede ser de interés.

Antes de nada, es necesario que sepas que no todos los tratamientos provocan todas las toxicidades que se presentan a continuación.

Mucositis

Se trata de la inflamación de la mucosa del tubo digestivo (boca, esófago, estómago y zona perianal) que provoca dolor, enrojecimiento, úlceras, llagas, etc. No es un síntoma peligroso, pero sí muy desagradable. Suele aparecer a partir del quinto día y mejora a partir del décimo día. Algunas medidas para paliar este síntoma es tomar abundante agua (a veces gelificada o en forma de hielo) y evitar sustancias irritantes como el café, el tabaco o el alcohol. También es necesario realizar una buena higiene bucal (adecuado cepillado incluyendo la lengua, colutorio, hilo dental, hidratación de labios, etc.)  para evitar que se produzcan focos de infección.

Náuseas y vómitos

Los factores que determinan la gravedad dependen de la sensibilidad de cada paciente, tipo de quimioterapia, dosis o frecuencia de administración. De manera general los fármacos intravenosos suelen provocar más náuseas o vómitos que aquellos fármacos administrados de manera oral.

Aunque los tratamientos de quimioterapia cada vez son mejor tolerados por el paciente gracias al ajuste de las dosis y de la profilaxis antiemética (fármacos que ayuda a controlar la sintomatología relacionada con las náuseas y vómitos), aun así puede ocurrir que tengas náuseas o vómitos. También es común que sientas cambios por el gusto de las comidas, pérdida del gusto o hipogeusia, aversión a ciertos alimentos o disgeusia (incluso aquellos las que antes te gustaban) o que puedas sentir el estómago más delicado. En cada caso en particular es el personal de hematología el encargado de pautar la necesidad de fármacos o de un tipo especial de dieta.

Diarrea y síndrome de mala absorción

También puede estar causada por la radioterapia o las infecciones a nivel intestinal y pueden producir una rotura en la mucosa del tubo digestivo donde el colon no es capaz de reabsorber la producción de las glándulas secretoras. Este síntoma puede ser más o menos limitante dependiendo de la intensidad o frecuencia. De nuevo, no es peligroso, pero sí muy desagradable. A fin de paliar la diarrea es necesario restablecer equilibrio hidroelectrolítico (excepto lácteos, sustancias irritantes o alimentos integrales) para evitar una posible deshidratación. También se debe mantener una adecuada higiene anal con jabones neutros y mantener la zona seca.

Si las diarreas son frecuentes se debe vigilar la aparición de heridas, fisuras, sangre, hinchazón abdominal o cualquier otra molestia y consultar con el personal de hematología.

Estreñimiento

Puede ocurrir el efecto contrario y también puede estar causado por los tratamientos de quimioterapia, fármacos administrados, problemas con la alimentación, falta de actividad física etc., En estos casos es necesario seguir una dieta blanda, ingerir líquidos, aumentar la fibra, etc., pautada por el personal de hematología. Además, si es posible, evitar el sedentarismo a fin de facilitar el tránsito intestinal.

Xerostomía

Se trata de sequedad bucal porque no se produce suficiente cantidad de saliva. Es un efecto desagradable. Puede llevar a dificultades para masticar alimentos o incluso fisuras bucales, etc. Por ello, se aconseja beber abundantes líquidos, enjuagues bucales (bajo supervisión del personal de hematología) o incluso emplear tratamientos específicos para producir saliva.

La falta de saliva se relaciona con una mayor probabilidad de aparición de caries, sensibilidad dental o problemas a nivel de encías por lo que será necesario mantener una adecuada higiene bucal. Si se presenta alguna problemática a nivel bucal, se debe consultar con el personal de hematología la necesidad de acudir a un profesional de la odontología.

Afectación en cabello, uñas y piel

Debido a la rápida división de las células, pueden aparecer problemas a nivel de cabello y uñas o piel. Quizás para el público femenino, la alopecia sea uno de los efectos más temidos, pero no a todo el mundo se le cae el pelo cuando se somete a procesos de quimioterapia. En caso de pérdida del cabello, estos daños son reversibles. En el caso de radioterapia sobre el cuero cabelludo es habitual que los daños sean irreversibles.

A nivel de uñas pueden caer, pueden aparecer manchas, pueden crecer más frágiles, etc.,

A nivel de piel, puede que aparezcan descamaciones debido a la pérdida de hidratación, pueden aparecer hiperpigmentaciones, urticarias, picor, etc.,

Cansancio

También llamado astenia y es habitual debido a fármacos, tratamientos médicos, preocupaciones por el estado de salud, se trata de un sumatorio. Es importante comprender que el cuerpo se encuentra en una lucha constante contra una enfermedad, lo cual puede generar un agotamiento considerable en cualquier tratamiento oncológico. Para paliar el cansancio es aconsejable que descanses, mantengas una dieta equilibrada (pautada por el personal de hematología) y que evites el sedentarismo (actividad física adaptada a tu situación particular).

Desde ASOTRAME, la asociación gallega de personas afectadas por trasplantes medulares y enfermedades oncohematológicas, disponemos de diferentes recursos a disposición de pacientes con algún tipo de enfermedad oncohematológica. Consulta en nuestra página web o llama al 698130684.