DÍA MUNDIAL DEL CÁNCER DE SANGRE

DÍA MUNDIAL DEL CÁNCER DE SANGRE

El 28 de mayo es el Día Mundial del Cáncer de Sangre, dedicado a concienciar sobre las enfermedades hematológicas. En 2024 se esperan 29,000 nuevos casos en España. Descubre qué es el cáncer de sangre, sus tipos, tratamientos y cómo puedes apoyar a los pacientes con donaciones de médula ósea. Tu generosidad puede salvar vidas.

¿Qué es el cáncer de sangre?

El cáncer de sangre es un término general que engloba varios tipos de cáncer que afectan a la sangre, la médula ósea y el sistema linfático. Se trata de un cáncer líquido, a diferencia de cualquier otro tipo de cáncer. Los tipos principales de cáncer de sangre son:

Leucemia: Un tipo de cáncer que se origina en la médula ósea y provoca la producción descontrolada de glóbulos blancos anormales. Estos glóbulos blancos no funcionan correctamente y afectan la producción de células sanguíneas normales (glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos o leucocitos).

Linfoma: Un tipo de cáncer que se desarrolla en el sistema linfático, el cual incluye los ganglios linfáticos, el bazo y otros tejidos que forman parte del sistema inmunológico. Los linfomas se dividen en dos categorías principales: el linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin.

Mieloma múltiple: Un tipo de cáncer que afecta a las células plasmáticas, un tipo de glóbulo blanco que produce anticuerpos. El mieloma múltiple se desarrolla en la médula ósea y puede afectar múltiples áreas del cuerpo.

Otros tipos, menos comunes: Síndrome Mielodisplásico (SMD) o Neoplasia Mieloproliferativa.

Los tratamientos varían según el tipo y la etapa del cáncer, e incluyen quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia, terapia dirigida, terapia CAR-T, trasplante de médula ósea (trasplante de progenitores hematopoyéticos-TPH) o autotrasplante (Trasplante Autólogo de Células Madre).

¿Qué puede hacer la población general para apoyar el Día Mundial del Cáncer de Sangre?

En el tratamiento del cáncer de sangre, a diferencia de otros tipos de cáncer, el grupo de pacientes puede necesitar un trasplante de progenitores hematopoyéticos (también denominado trasplante de médula ósea), que implica la infusión de células madre sanas de un donante compatible. Solo 1 de cada 4 de entre los familiares de pacientes son compatibles para la donación de médula. Por ello, se necesita recurrir a donantes voluntarios no emparentados registrados en el REDMO (Registro de Donantes de Médula Ósea) donde otras personas, de manera altruista y voluntaria donan médula, y de esta manera, pueden ayudar a salvar una vida.

Tu generosidad puede salvar vidas, dona médula.

¿Qué valor tiene la vida? https://www.youtube.com/watch?v=FmyKO566ZQg

Si quieres saber más sobre la donación, los siguientes enlaces pueden ser de interés:

Desde ASOTRAME, la asociación gallega de personas afectadas por trasplantes medulares y enfermedades oncohematológicas, disponemos de diferentes recursos a disposición de pacientes con algún tipo de enfermedad oncohematológica. Consulta en nuestra página web (https://www.asotrame.com/ ) o llama al 698130684.

 

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA QUIMIOTERAPIA

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA QUIMIOTERAPIA

Toxicidades y quimioterapia

A continuación, se presenta una exploración detallada de las toxicidades no hematológicas asociadas con tratamientos de quimioterapia en pacientes con cáncer hematológico.

Si padeces un cáncer hematológico: leucemia, mieloma, linfoma u otro tipo de cáncer hematológico la información que se presenta a continuación puede ser de interés.

Antes de nada, es necesario que sepas que no todos los tratamientos provocan todas las toxicidades que se presentan a continuación.

Mucositis

Se trata de la inflamación de la mucosa del tubo digestivo (boca, esófago, estómago y zona perianal) que provoca dolor, enrojecimiento, úlceras, llagas, etc. No es un síntoma peligroso, pero sí muy desagradable. Suele aparecer a partir del quinto día y mejora a partir del décimo día. Algunas medidas para paliar este síntoma es tomar abundante agua (a veces gelificada o en forma de hielo) y evitar sustancias irritantes como el café, el tabaco o el alcohol. También es necesario realizar una buena higiene bucal (adecuado cepillado incluyendo la lengua, colutorio, hilo dental, hidratación de labios, etc.)  para evitar que se produzcan focos de infección.

Náuseas y vómitos

Los factores que determinan la gravedad dependen de la sensibilidad de cada paciente, tipo de quimioterapia, dosis o frecuencia de administración. De manera general los fármacos intravenosos suelen provocar más náuseas o vómitos que aquellos fármacos administrados de manera oral.

Aunque los tratamientos de quimioterapia cada vez son mejor tolerados por el paciente gracias al ajuste de las dosis y de la profilaxis antiemética (fármacos que ayuda a controlar la sintomatología relacionada con las náuseas y vómitos), aun así puede ocurrir que tengas náuseas o vómitos. También es común que sientas cambios por el gusto de las comidas, pérdida del gusto o hipogeusia, aversión a ciertos alimentos o disgeusia (incluso aquellos las que antes te gustaban) o que puedas sentir el estómago más delicado. En cada caso en particular es el personal de hematología el encargado de pautar la necesidad de fármacos o de un tipo especial de dieta.

Diarrea y síndrome de mala absorción

También puede estar causada por la radioterapia o las infecciones a nivel intestinal y pueden producir una rotura en la mucosa del tubo digestivo donde el colon no es capaz de reabsorber la producción de las glándulas secretoras. Este síntoma puede ser más o menos limitante dependiendo de la intensidad o frecuencia. De nuevo, no es peligroso, pero sí muy desagradable. A fin de paliar la diarrea es necesario restablecer equilibrio hidroelectrolítico (excepto lácteos, sustancias irritantes o alimentos integrales) para evitar una posible deshidratación. También se debe mantener una adecuada higiene anal con jabones neutros y mantener la zona seca.

Si las diarreas son frecuentes se debe vigilar la aparición de heridas, fisuras, sangre, hinchazón abdominal o cualquier otra molestia y consultar con el personal de hematología.

Estreñimiento

Puede ocurrir el efecto contrario y también puede estar causado por los tratamientos de quimioterapia, fármacos administrados, problemas con la alimentación, falta de actividad física etc., En estos casos es necesario seguir una dieta blanda, ingerir líquidos, aumentar la fibra, etc., pautada por el personal de hematología. Además, si es posible, evitar el sedentarismo a fin de facilitar el tránsito intestinal.

Xerostomía

Se trata de sequedad bucal porque no se produce suficiente cantidad de saliva. Es un efecto desagradable. Puede llevar a dificultades para masticar alimentos o incluso fisuras bucales, etc. Por ello, se aconseja beber abundantes líquidos, enjuagues bucales (bajo supervisión del personal de hematología) o incluso emplear tratamientos específicos para producir saliva.

La falta de saliva se relaciona con una mayor probabilidad de aparición de caries, sensibilidad dental o problemas a nivel de encías por lo que será necesario mantener una adecuada higiene bucal. Si se presenta alguna problemática a nivel bucal, se debe consultar con el personal de hematología la necesidad de acudir a un profesional de la odontología.

Afectación en cabello, uñas y piel

Debido a la rápida división de las células, pueden aparecer problemas a nivel de cabello y uñas o piel. Quizás para el público femenino, la alopecia sea uno de los efectos más temidos, pero no a todo el mundo se le cae el pelo cuando se somete a procesos de quimioterapia. En caso de pérdida del cabello, estos daños son reversibles. En el caso de radioterapia sobre el cuero cabelludo es habitual que los daños sean irreversibles.

A nivel de uñas pueden caer, pueden aparecer manchas, pueden crecer más frágiles, etc.,

A nivel de piel, puede que aparezcan descamaciones debido a la pérdida de hidratación, pueden aparecer hiperpigmentaciones, urticarias, picor, etc.,

Cansancio

También llamado astenia y es habitual debido a fármacos, tratamientos médicos, preocupaciones por el estado de salud, se trata de un sumatorio. Es importante comprender que el cuerpo se encuentra en una lucha constante contra una enfermedad, lo cual puede generar un agotamiento considerable en cualquier tratamiento oncológico. Para paliar el cansancio es aconsejable que descanses, mantengas una dieta equilibrada (pautada por el personal de hematología) y que evites el sedentarismo (actividad física adaptada a tu situación particular).

Desde ASOTRAME, la asociación gallega de personas afectadas por trasplantes medulares y enfermedades oncohematológicas, disponemos de diferentes recursos a disposición de pacientes con algún tipo de enfermedad oncohematológica. Consulta en nuestra página web o llama al 698130684.

Psicooncología

Psicooncología

¿Qué es la psicooncología?

La psicooncología, una rama especializada de la psicología, se centra en el complejo ámbito de la oncología y los tratamientos asociados. El equipo de profesionales de la psicooncología está dedicado a acompañar tanto al paciente como a su familia a lo largo de todo el proceso: desde el momento crítico del diagnóstico, durante el tratamiento, en caso de posibles recaídas, durante la reincorporación a la vida cotidiana o en el proceso de duelo. No obstante, su labor trasciende la esfera individual, pues desempeñan un papel esencial en la promoción de la salud, fomentando hábitos de vida saludables y colaborando estrechamente con el personal sanitario en la comunicación de malas noticias y en la prevención del agotamiento emocional de los propios profesionales.

¿Qué labor realiza el profesional de la psicooncología?

El profesional de la psicooncología cuenta con conocimientos en psicoterapia breve, enmarcada en modelos de intervención en crisis en el contexto hospitalario. De manera transversal, los profesionales de la psicooncología brindan apoyo emocional durante todo el proceso de la enfermedad. Su labor se centra en fomentar la escucha activa, detectar temores y preocupaciones respecto al curso de la enfermedad, validar y normalizar sus emociones, así como reconocer la sensación de pérdida de control y vulnerabilidad que acompaña a menudo este proceso. Anticipa las necesidades tanto emocionales como físicas del paciente, con el objetivo de fomentar el desarrollo de estrategias efectivas de afrontamiento

Otro aspecto importante a abordar es el ajuste de expectativas debido a que la enfermedad es muy cambiante. El paciente ajustado es aquel que muestra plena conciencia de su situación médica y demuestra una adherencia al tratamiento prescrito, lo que se traduce en una mayor probabilidad de recuperación y curación de la enfermedad. Además, prestamos apoyo en la comunicación del diagnóstico de cáncer al entorno más próximo.

Cuidados paliativos y duelo

En la etapa final de la vida los objetivos de intervención difieren de la realizada durante el tratamiento oncológico. Es crucial fomentar que el paciente pueda despedirse emocionalmente de sus seres queridos en un ambiente tranquilo.

Respecto a los familiares se debe abordar el duelo anticipado y todas las emociones asociadas a la inevitable pérdida. Una adecuada ventilación emocional junto con la correcta gestión de conflictos o tareas ayudan a sobrellevar la situación de una manera adaptada.

En el proceso de duelo es fundamental no solo abordar las emociones debidas a la pérdida, sino también la readaptación y reestructuración de la vida del familiar de acuerdo con el presente. De lo contrario, existe el riesgo de desarrollar un duelo patológico.

Arte y salud

Arte y salud

Cuando observamos una imagen, sea una foto, una escultura, un cuadro o incluso cuando escuchamos una canción, a menudo suele provocar una emoción en nuestro interior o evocar algún recuerdo. Sin embargo, cuando nos implicamos en un proceso creativo y somos nosotros mismos quienes realizamos la obra, se produce algo mucho más profundo que acaba conectando nuestras áreas sensoriales con la emoción y el pensamiento.

La arteterapia es un enfoque psicoterapéutico que se va a servir de las propiedades de los materiales y del proceso artístico para expresar lo que estamos sintiendo y regular nuestro estado emocional. En esta acción se van produciendo descubrimientos y transformaciones no sólo en el mundo físico de la obra que se está creando sino también en nuestro mundo interior. En muchas ocasiones es muy difícil poner palabras a una experiencia intensa por la que estamos sufriendo. El hecho de poder expresar cómo nos sentimos sin tener que verbalizarlo nos da la oportunidad de poder comenzar a regular nuestra emoción.

No es necesario tener conocimientos artísticos ni estar familiarizada/o con los materiales. No es una clase de arte y no pasa nada si las cosas no salen como teníamos pensado. La arteterapia va a ofrecer ese espacio seguro donde poder explorar nuestro mundo interno a través del arte junto con el acompañamiento de una persona profesional.

A finales del 2019, la OMS ha respaldado el beneficio de las artes en nuestra salud a través del informe: “¿Cuál es la evidencia del rol de las artes mejorando la salud y el bienestar?” donde se concluye que existe una amplia evidencia que apoya el valor potencial de las artes al contribuir a los determinantes centrales de la salud y desempeñando un papel fundamental en la promoción de la salud y del bienestar en el manejo y tratamiento de la enfermedad a lo largo de la vida.

Beneficios da fisioterapia no paciente oncolóxico

Beneficios da fisioterapia no paciente oncolóxico

Fernando Mariño, fisioterapeuta da Clínica Pegadas e da Fundación Centro Oncológico de Galicia, resolve en conversa con Asotrame algunhas dúbidas sobre a utilidade e posibles beneficios da súa especialidade médica en persoas con cancro hematolóxico ou doutro tipo.

-Cómo pode a fisioterapia mellorar a calidade de vida do paciente oncolóxico?

O obxectivo da fisioterapia, é axudar ao paciente  desde unha etapa previa ao comezo dos tratamentos (cirurxía, quimioterapia, radioterapia, etc.). O ideal en todos os casos é que previamente ao comezo do tratamento, desde que se diagnostica a enfermidade se realice o que chamamos a fase de prehabilitación. Quizá moita xente nunca escoitou falar desta fase, ou mesmo lle parece estraño comezar a fisioterapia antes de someterse a intervención, pero o certo é que esta etapa é fundamental porque vai a permitirnos afrontar os tratamentos desde un punto moito mais alto a nivel cardiovascular e de forza que reducirá tempos de encamamento, toxicidade derivada dos tratamentos, ou evitar unha lenta recuperación.

Ademais desta importante fase de prehabilitación, desde o momento que o paciente se somete a unha cirurxía, é importante a mobilización precoz, comezar canto antes a actividade física e o exercicio para evitar formación de rixideces articulares e perda de masa muscular que pode ser determinante para unha boa evolución. Ademais da mobilidade e do exercicio físico (o cal debe estar presente  no pre-tratamento, durante o tratamento e  no post-tratamiento),  nesta fase temperá podemos aplicar diversas técnicas que nos poden axudar a eliminar as rixideces e adherencias de tecido provocadas pola cirurxía, canto antes se comece a tratar, máis rápida pode ser a evolución desas posibles secuelas e polo tanto recuperación da calidade de vida do paciente.

Tamén existe certos aparatos, como poden ser equipos de neuromodulación, que poden ser beneficiosos para secuelas como neuropatías, fatiga, ou dor crónico que é tan habitual en pacientes sometidos a tratamento oncolóxico.

Por todo isto, xa sexa a través de terapias activas, como pode ser o exercicio terapéutico, ou pasivas como pode ser a terapia manual desde os primeiros días ou o aporte que nos dan algúns equipos de última xeración, os fisioterapeutas van a acompañar ao paciente en todo o proceso, desde o diagnóstico, durante o tratamento e despois do mesmo.

Como último apunte, destacar que sempre a atención deber ser individualizada, sobre todo cando nos centramos na parte de exercicio terapéutico. Poñerse en mans dun fisioterapeuta especializado no campo da oncoloxía é fundamental, xa que fará  unha completa valoración inicial do estado no que está o paciente e porque vai a coñecer os posibles efectos secundarios dos tratamentos, farmacoloxía que pode estar tomando o paciente e interaccións que pode haber co exercicio.

-Pódense prever secuelas dos tratamentos? E efectos secundarios?

Por regra xeral, en función dos tratamentos aos que foi ou está sendo sometido o paciente, podemos esperarnos algunhas secuelas que son habituais. Agora ben, cada paciente é distinto, e hai que ver cada caso de forma individualizada. Por poñer un exemplo, unha paciente cunha cirurxía de mama e  linfadenectomía total e radioterapia, ten moitas posibilidades de desenvolver un linfedema no membro superior afectado, pero non se da en todos os casos, pode non aparecer linfedema, porque inflúen outros moitos factores. Polo tanto podemos sospeitar que pode desenvolverse e podemos anticiparnos e preparar ese brazo e a condición física en xeral da paciente, comezando a facer un programa de exercicio individualizado, supervisado e progresivo. Independentemente de se acaba desenvolvendo un  linfedema posteriormente ou non, vamos a ter un estado físico e cardiovascular moito máis preparado, e a recuperación vai a ser mellor e máis rápida que se non facemos nada ou nos quedamos en exercicios simples que non nos aportan todo o necesario para recuperar a calidade de vida previa.

Como este exemplo do linfedema poderíamos poñer outros, como pode ser a cardiotoxicidade que pode estar inducida por algúns fármacos de quimioterapia, a fibrose que pode aparecer tras varias sesións de radioterapia, ou a perda de mobilidade provocada por cicatrices tras algunha cirurxía.

-A fisioterapia pode ser beneficiosa para o manexo da dor?

Totalmente. Para a abordaxe da dor no campo da fisioterapia oncolóxica temos múltiples posibilidades de traballo. O exercicio terapéutico proporciónanos ganancia de rango de mobilidade e masa muscular, ademais de aumentar os parámetros de saúde cardiorrespiratoria. Todo isto vai a ir asociado xeralmente a unha diminución da dor dos pacientes. Ademais das terapias pasivas aplicadas polo fisioterapeuta, neuromodulación, etc. todas buscan unha diminución da dor.

– A fisioterapia pode ser unha axuda para retomar hábitos que requiren dun certo esforzo físico? Por exemplo, se antes do diagnóstico da enfermidade se practicaba fútbol, a fisioterapia pode ser unha forma de retomar ese estilo de vida con maior rapidez?

Si, como o noso obxectivo vai a ser comezar a traballar co paciente desde o momento do diagnóstico, trataremos de evitar que se perda a condición física que ten nese mesmo momento, e incluso mellorala para afrontar mellor os tratamentos médicos posteriores. Desta forma, aínda que teña que someterse a algunha intervención e pasar varios días sen realizar actividade física, a súa condición física (masa muscular, parámetros cardiorrespiratorios) non van a empeorar tanto porque xa nos preparamos previamente, previndo todos estes posibles problemas, e así vai ser capaz de retomar antes as súas actividades diarias.

-Moitas das persoas pacientes actuais contan con fatiga crónica, dor muscular, alteracións inflamatorias nas mucosas (mucosite e estomatite), neuropatías (mans e pes), secuelas por EICH (problemas pulmonares, de pel…) e osteoporose. Que papel ten a fisioterapia nestes casos?

Todos estes síntomas ou secuelas se poden traballar coa axuda da fisioterapia. A dor muscular, a fatiga, a osteoporose pódense traballar con exercicio terapéutico, tamén a sarcopenia (perda de masa muscular) que tanto vemos no paciente oncolóxico é outra cousa que debemos evitar e que vai a ser un claro factor de risco para unha boa recuperación. Tamén para a toxicidade, sobre todo cardíaca que é frecuente tras a administración de algúns fármacos de quimioterapia. Hai investigacións en curso tamén sobre a axuda que nos poden aportar equipos de neuromodulación para as neuropatías periféricas. Fisioterapia respiratoria en casos de fibrose pulmonar, cirurxías torácicas etc. que axuden a recuperar a capacidade de ventilación.

-En que casos pode ser recomendable (ou non) a fisioterapia con pacientes oncolóxicos?

Diría que con todos os pacientes pode ser recomendable, xa sexa para aplicar un tratamento ou outro, en función do estado do paciente. Temos a capacidade para traballar co paciente sexa cal sexa o momento de evolución da enfermidade.

Día Mundial de Lucha contra la Depresión

Día Mundial de Lucha contra la Depresión

Por Elena Velasco

Hoy es día 13 de enero, fecha en la que se conmemora el “Día Mundial de Lucha contra la Depresión”. El objetivo de ponerle una fecha específica en el calendario radica en la necesidad de sensibilizar y concienciar sobre esta patología vinculada a la salud mental, que afecta aproximadamente, según las estadísticas, a más de 280 millones de personas en el mundo.

Sería diferente si en lugar de “depresión” hablásemos más concretamente de “estar deprimido”, que se entiende como un estado de ánimo pasajero y quizás menos intenso. Este estado más leve, lo hemos experimentado, al menos alguna vez, probablemente los ocho mil millones de personas que habitamos el planeta Tierra. En principio, esto nos debería posibilitar empatizar con las sensaciones y emociones con las que tiene que lidiar una persona diagnosticada con el trastorno clínico, pero no siempre sucede así. Siguen existiendo posturas que pretenden minimizar, e incluso, en ocasiones, responsabilizar y culpabilizar al doliente. En mi opinión, estar triste no es una decisión personal, aunque a veces sea necesario abrazar este estado para poder transitar al siguiente. En ocasiones, no contamos con las herramientas suficientes para procesar de forma realmente saludable una situación complicada, inesperada o dolorosa, y nos podemos llegar a atascar, como sucede, por ejemplo, con el diagnóstico de un cáncer, pero es que para algunas situaciones… quién está realmente preparado?

Al parecer, los Días Mundiales son seleccionados por los estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Si el título concreto lo hubiese creado un paciente aquejado de depresión, probablemente no contendría la palabra “lucha”. A los pacientes de cáncer, de igual modo se nos habla de “la batalla” y otros términos bélicos, que tratan bienintencionadamente de describir la situación a la que nos vamos a enfrentar. De este modo, insinúan que de nuestro armamento y heroicidad dependerá el que resultemos o no victoriosos. Cualquier persona que haya sufrido una depresión o que haya pasado temporadas con un estado de ánimo triste o depresivo sabe que una actitud combativa hacia su situación no va a resultar precisamente útil. Desde mi punto de vista, al tratar de luchar, en lugar de aceptar, dirigimos erróneamente la energía, que es necesaria para poder ocuparnos de la situación, que podrá ir solucionándose siempre de la manera más adecuada para la persona, respetando su tiempo, y en muchas ocasiones gracias a la ayuda externa pertinente.

En un diagnóstico de cáncer, es habitual que aparezca tanto angustia como tristeza tras haber recibido la noticia del diagnóstico, durante los tratamientos o incluso habiendo obtenido la remisión completa de la enfermedad sostenida en el tiempo. La amenaza de la muerte, el miedo al dolor, al sufrimiento físico y mental favorecen estados depresivos en los que las alteraciones del sueño, los cambios de ánimo, la pérdida de interés por las actividades y otros tantos efectos negativos pueden aparecer en cualquier momento del proceso. En este caso concreto, los estados depresivos no solo afectan al propio paciente, si no que, por desgracia, alcanzan de igual forma a todas las personas con las que tiene una relación y un vínculo estrecho.

En realidad, sí, en ocasiones, yo quiero y necesito estar triste. Necesito permitírmelo, necesito aceptarlo y necesito sentirlo para poder volver a estar bien. Y a veces también necesito ayuda externa, y quiero poder hacerlo sin tener que sentirme señalada. Y llevando ya más de dos años en remisión completa de la enfermedad, después de siete años de tratamiento ininterrumpido para un cáncer hematológico, a veces, aunque cada vez menos, conecto con algunas situaciones y lloro desconsoladamente. Después me seco las lágrimas y continúo, e incluso en términos generales me siento la persona más afortunada del planeta, pero acepto que, por momentos, la vida me supera, mis secuelas me superan.

El desconocimiento, el miedo o la vergüenza son algunas de las razones que pueden llegar a impedir que las personas que sufren estas problemáticas accedan a la asistencia y a los tratamientos que necesitan. En definitiva, este argumento me parece la mejor justificación para que esta “lucha” tenga un día señalado, aunque no me guste la palabra, y aunque necesite siempre ser tan quisquillosa con los asuntos que verdaderamente me importan.

 

Asotrame cuenta con un equipo de atención psicosocial, a disposición de aquellas personas que puedan precisar de apoyo durante y después de la enfermedad. Si lo necesitas, puedes ponerte en contacto a través del correo psicologia@asotrame.com o en el teléfono 699 85 61 73